• Tarjetas
  • Inversiones
  • Préstamos
  • Ahorros
  • Entidades
  • Nosotros
  • Aprende
Tarjetas
Inversiones
Préstamos
Ahorros
Entidades
Nosotros
Aprende

Wiki

Informate, aprende y descubre.

Definición de un préstamo

Un préstamo es un instrumento a través del cual una institución financiera pone a disposición del cliente un monto de dinero determinado definido en un contrato, con el que se adquiere la obligación de devolver el monto en un tiempo determinado.

El contrato establece las comisiones e intereses que el cliente deberá pagar a cambio de recibir el préstamo. La cantidad de dinero prestada se le llama el principal, el interés es el precio que pagado por el préstamo y el periodo de tiempo para devolverlo es el plazo.

Modalidades de un préstamo

Puedes solicitar un préstamo bajo dos modalidades: crédito en cuotas o línea de crédito.

  • El crédito en cuotas en un préstamo que se pagará en cuotas iguales compuestas por principal e intereses por el plazo pautado.
  • La línea de crédito consiste en poner a disposición del cliente un límite de crédito con el cual puede hacer desembolsos que no lo superen. Los montos desembolsados generarán intereses mensuales hasta que sean devueltos en su totalidad. Al devolver los fondos, el cliente los volverá a tener disponible para disponer de ellos mientras la línea de crédito esté vigente. A este tipo de crédito también le llaman “crédito revolvente”.

Tasa de interés fija o variable para un préstamo

Al momento de solicitar un préstamo, la institución financiera puede ofrecerte una tasa de intereses fija por un plazo determinado o una tasa variable, la cual, según la frecuencia de revisión de tasas de la institución, puede cambiar en cualquier momento.

¿Cuál elegir? Eso va a depender de muchas variables, por ejemplo, no es lo mismo un préstamo a 1 año con tasa fija o variable, que uno a 10 años bajo las mismas premisas. Ya que se está trabajando con un futuro incierto.

En ese sentido, no hay respuestas correctas o incorrectas sobre cuál es mejor. No obstante, se maneja un menor riesgo con la tasa fija, sabes a qué atenerte y planificar en función de ella. Mientras que con la tasa variable, aunque bien es cierto que puede bajar, pero al mismo tiempo puede subir, y esto puede generar distorsión en tu flujo de efectivo personal

Nuestra recomendación es la fija, ya que te permite planificar tu dinero. Toma en cuenta que la variable está sujeta a realidades que no puedes controlar y, aunque no es algo común, pueden presentarse abruptos en las tasas que te pueden afectar con un resultado que no esperas.

Garantías permitidas para solicitar un préstamo

Al otorgar un préstamo la institución financiera asume el riesgo de que el cliente no cumpla con la obligación de pagarlo. Dependiendo del riesgo que la institución entiende está tomando, puede requerir una garantía que aumente la probabilidad de recuperar la deuda en caso de incumplimiento por parte del cliente. Las garantías permitidas más comunes son: garante solidario, vehículos, inmuebles y certificados de depósito.

Garante solidario de un préstamo

Es la persona que de manera solidaria ofrece sus bienes o crédito financiero para respaldar la obligación que asume el deudor con el banco.

En otras palabras el garante es como el candado que protege la casa evitando que entren ladrones. Aunque no es infalible, es eso que le permite al banco tener un respaldo en caso de incumplimiento de pago, ya que en dado caso tendrá que asumir la deuda como si fuera suya.

Préstamo garantizado por un depósito

Un certificado de depósito o el balance de una cuenta de ahorro pueden servir como garantía para solicitar un préstamo. Estos préstamos se otorgan en base al monto puesto en garantía y se cobra una tasa de intermediación sobre la tasa de interés que se paga en ese momento por el depósito.

Digamos que abriste un certificado de depósito por el cual te pagan una tasa de interés anual del 6%. Al momento de solicitar un préstamos con el depósito en garantía, la institución financiera pide por ejemplo un 5% por encima de la tasa del depósito, para una tasa final de 11% por el préstamo.

Al menos que busques construir o mejorar tu historial de crédito, tomar este tipo de préstamos no es recomendable, ya que prácticamente le estás pagando por utilizar tu propio dinero.

Gastos de cierre de un préstamo

Son las comisiones que cobran las instituciones financieras por los trámites administrativos que intervienen para otorgar un préstamo, desde la solicitud hasta el desembolso del mismo.

Gastos legales de un préstamo

Son las comisiones que cobran las instituciones financieras por los trámites legales requeridos para formalizar un préstamo, como son los honorarios de abogados externos, la redacción de contratos, el registro de garantía, entre otros.

Abono al capital de un préstamo

Es el pago que haces distinto de la cuota regular, que reduce el monto total de la deuda que tienes, y por ende te beneficia tanto en tiempo, porque lo reduces, como en dinero, porque los costos de intereses, en el largo plazo, serían menores.

Saldo anticipado de un préstamo

Es simplemente pagar la totalidad de la deuda antes del plazo acordado. Esto, aunque positivo para ti, no lo es para la institución financiera, por cual normalmente suelen cobrar una comisión por este concepto.

Cuota extraordinaria de un préstamo

Cuota anual por un monto mayor a la cuota regular. Con esta cuota la institución financiera busca ajustar el cobro del préstamo al flujo de ingresos del cliente. Si el cliente recibe al final del año ingresos adicionales por motivo de regalía y bonificaciones, por ejemplo, la cuota regular puede ser más baja y con la cuota extraordinaria por un monto mayor aprovechar estos ingresos para pagar la deuda.

Seguro de vida para un préstamo

Seguro que cubre el saldo de la deuda en caso de que el cliente fallezca, de modo que sus familiares no tenga que asumir ese compromiso.

Seguro de desempleo para un préstamo

Seguro que cubre el pago de las cuotas del préstamo por varios meses en caso de que el cliente pierda su empleo, de modo que no tenga que asumir la deuda durante la búsqueda de un nuevo empleo.

Diferencias entre préstamo personal, para vehículo e hipotecario

La diferencia primaria está en el propósito y la garantía. El préstamo para vehículo está especializado en adquirir eso y requiere que el vehículo quede como garantía. Mientras que el préstamo hipotecario, aunque no requiere que el propósito sea comprar un inmueble, si requiere que sea garantizado por un inmueble. En cuanto al préstamos personal, estos pueden llegar a obtenerse sin garantía y abarcan una gama de consumo mayor, como adquirir electrodomésticos, consolidar deuda, gastos educativos, viajes, entre otros.

En el caso de los préstamos para vehículos e hipotecarios, por la garantía que exigen, ofrecen condiciones más atractivas, como son menores tasas de interés y mayores plazos.

Requisitos para solicitar un préstamo

Estos pueden variar por institución financiera, pero normalmente son estos:

  • Edad entre 18 y 70 años.
  • Mínimo seis (6) meses de servicio en la empresa donde laboras.
  • Constancia de ingresos: carta de trabajo y/o fotocopia de los tres (3) últimos estados de cuenta de ahorros o corriente.
  • Completar formulario de solicitud.

Gracias por suscribirte!