Blog / Invertir el doble en tarjetas de crédito: ¿buena o mala idea?
Invertir el doble en tarjetas de crédito: ¿buena o mala idea?

La tarjeta de crédito es uno de los instrumentos de deudas de más fácil acceso pero de mayor costo en el mercado si te financias con ellas. Esto, añadido al mal uso de él, hace que tengamos problemas financieros, y si estas “enliao” con ellas, en esta entrada quiero hablarte de cómo puedes usar el doble sueldo como una inversión en el pago de tu tarjeta de crédito.

¿Cómo se invierte en tarjetas de crédito?

El propósito de toda inversión es generar utilidad. Es decir, pones el dinero a producir ahora para recibir un beneficio después. La pregunta que surge es ¿Cómo invertir en una tarjeta de crédito me beneficia?

Conoce las mejores tarjetas de crédito para reconstruir tu crédito

Aunque parezca extraño sí es posible ver esto como una inversión, por una razón muy sencilla: el alto costo de financiar una tarjeta de crédito. Toma en cuenta que el costo promedio de financiar una tarjeta ronda el 60% y el 66% anual, lo que quiere decir que por cada 100 pesos que debas, tienes que pagar entre 60 y 66, y al final pagarías entre 160 y 166 pesos.

Lo que significa que si inviertes el doble sueldo en el pago de tu tarjeta te estas ganando mínimo el 60% del financiamiento de un dinero que tomaste prestado. Esto te quita una carga importante de consumo mensual y te permite crear un fondo, que lo puedes destinar al ahorro.

Conoce las mejores cuentas de ahorro del mercado

Empieza de nuevo, pero tienes que cambiar

Luego de ver que puedes invertir tu doble sueldo en pagar la tarjeta de crédito. Esto sería como empezar de cero, en caso de que logres saldar todo lo que debes, pero al mismo tiempo tiene que haber un cambio en tu forma de hacer las cosas.

Porque ese dinero que utilizaste para pagar tu tarjeta bien pudo haber sido para hacer invertirlo en un certificado financiero, ahorrarlo para un inicial de un vehículo, de una vivienda, etc. En ese sentido aquí algunas pautas para el futuro

Pauta No. 1: Trata el entender por qué financiaste la tarjeta

Debes hacer un análisis de las razones que te llevaron a endeudarse de esa manera con tu tarjeta. Ver dónde estuvo el fallo en tu gestión financiera. Para entonces enmendar y no volver a esta situación.

Pauta No. 2: Analiza los costos en que incurriste por este financiamiento

Un ejercicio que te puede ayudar a ver lo que significó esto, es que veas tu histórico de estados de cuenta y analices lo que te costó este financiamiento; pero más aún, ir un poco más profundo y determinar qué pudiste haber hecho con esto, si hubiese ahorrado ese dinero.

Pauta No. 3: La importancia de la planificación

Aprópiate de la planificación e impleméntala en tus finanzas. Ya que en la medida en que planifiques tendrás mejores resultados relacionados a tu desempeño financiero.

Gracias por suscribirte!