• Tarjetas
  • Inversiones
  • Préstamos
  • Ahorros
  • Entidades
  • Nosotros
  • Aprende
Tarjetas
Inversiones
Préstamos
Ahorros
Entidades
Nosotros
Aprende

¿Qué pasa si dejo de usar una cuenta de ahorros y no la cancelo?

¿Qué pasa si dejo de usar una cuenta de ahorros y no la cancelo?

¿Eres titular de una o varias cuentas de ahorros que no estás usando? Esto puede tener algunas implicaciones que se reflejarán directamente en tu bolsillo y que debes conocer. En este artículo explicaremos lo que ocurre con tu cuenta si dejas de usarla por largos periodos.

Para entender mejor, antes es necesario tener claras las distintas etapas por las que atraviesa una cuenta en desuso, dependiendo del tiempo que lleve sin ser utilizada. Veamos:

Cuentas sin transaccionalidad: Estas son las que no has usado durante varios meses, pero todavía no son consideradas oficialmente como inactivas. Generan los costos fijos de mantenimiento y el rendimiento habituales. Pueden generar penalidad por bajo balance y por no presentar transacciones durante un periodo determinado. Mayores especificaciones están contenidas en su contrato y varían dependiendo de la política aplicada por la entidad financiera para cada tipo de cuenta. 

Cuentas inactivas: Oficialmente, una cuenta se considera inactiva cuando tiene más de tres años sin registrar movimiento, de acuerdo con lo que establece el Reglamento de Cuentas Inactivas.En esta etapa, dejará de generar cargos y comisiones administrativas, pero continuará generando rentabilidad. 

Cuentas abandonadas: Si su cuenta llega a los diez años sin movimiento, será declarada abandonada y el ahorro dejará de generar intereses. La entidad financiera deberá traspasar ese dinero al Banco Central. Durante diez años más tienes la posibilidad de recuperar el ahorro que tengas en la cuenta, pero si llegan a pasar 20 años desde que dejaste de darle uso, el ahorro que hiciste será transferido al fondo de contingencia del Banco Central. A estas alturas ya no es recuperable.

En el sistema financiero dominicano hay miles de cuentas inactivas y abandonadas. En algunos casos los titulares han fallecido, pero buena parte de ellas corresponde a usuarios que dejaron de usarlas de manera voluntaria.

Compartimos estos dos ejemplos de lo que puede ocurrir con las cuentas que no registran ninguna transacción durante un tiempo considerable.

Si el monto es considerable…

Primero, veamos qué pasa si la cuenta en desuso tiene ahorros por un monto considerable. Esta situación puede ocurrir por diversas razones. Por ejemplo,  que empezaste a manejarte con otro banco y decidiste mantener esta cuenta con dinero para solventar cualquier eventualidad. Pero puede ser que la eventualidad no se produzca y pasen algunos meses sin que la cuenta registre movimiento. 

En este caso, la cuenta continuará generando costos fijos por mantenimiento y algo de retorno, puesto que el banco tiene que seguir pagándote los intereses correspondientes por ese ahorro.

Hay que tener presente que la tasa de retorno en cuentas de ahorro generalmente es de un 1% o inferior. Dependiendo del volumen de tu ahorro, es posible que tu ingreso por rentabilidad sea inferior a los costos de mantenimiento de la cuenta. Si esto ocurre, tu balance irá disminuyendo, mes tras mes, de manera sostenida.

Si transcurren tres años desde que la cuenta dejó de registrar transacciones y esta sigue con fondos, será considerada oficialmente como inactiva. En consecuencia, dejará de reportar cargos y comisiones administrativas, pero seguirá generando rentabilidad.

Si llega a los diez años sin movimiento, será declarada abandonada y el ahorro dejará de generar intereses. Posteriormente, la entidad financiera deberá traspasar ese dinero al Banco Central y el titular tendrá que hacer trámites más complejos para recuperarlo.

Si llegan a pasar 20 años desde que cesó el movimiento de la cuenta, el monto que tenga es transferido al fondo de contingencia del Banco Central, creado para garantizar el ahorro de los usuarios en caso de que una entidad de intermediación financiera sea disuelta por quiebra. A este nivel, ya el propietario inicial del ahorro no puede recuperarlo.

Si el balance es muy reducido o cero

En el segundo escenario, supongamos que dejaste de usar tu cuenta porque cambiaste de banco, y la cantidad de dinero que tenías era tan reducida que entendiste que no valía la pena presentarte al banco para su cancelación. Tal vez, ni siquiera tenía dinero, de modo que te olvidaste del asunto.

Error. En este caso, tu cuenta seguirá generando los cargos fijos por mantenimiento establecidos en el tarifario del producto, que suelen ser más altos si está asociado a una tarjeta de débito. Dependiendo del monto que tengas y de la política de la entidad financiera, también se cargará una penalidad por balance inferior al mínimo, un valor establecido en el contrato.

Si se produce esta situación, los cargos consumirán el balance en la cuenta y terminarán generándote una deuda con el banco, debido a que se siguen generando sin que la cuenta tenga recursos para solventarlos. No se sorprenda si un día acude al departamento de Servicio al Cliente de esa entidad y la representante le informa que su cuenta no fue cancelada y tiene un monto determinado pendiente de pagar.

La buena noticia es que estos números rojos, generalmente, no aumentan por tiempo ilimitado. Algunas entidades financieras solo cargan comisiones y penalidades durante los primeros tres o seis meses de inactividad de la cuenta, y  posteriormente, estando en números rojos, producen su cancelación de manera automática.

En algunas entidades, con el cierre de la cuenta, también se cancela la deuda. Pero las políticas pueden variar entre un banco y otro. De modo que, si quieres conocer con mayor exactitud la suerte de  aquella cuenta que abandonaste, lo mejor que puedes hacer es ir al departamento de servicio al cliente de tu banco. Con suerte, no debes nada.

En todo caso, lo ideal es cancelar las cuentas que no vayamos a utilizar, que son siempre nuestra responsabilidad y requieren ciertos cuidados. También está la opción de darles movimiento de rutina, en caso de que interese mantener el producto. Puede hacerse una transacción por la banca electrónica o a través de un cajero automático, por ejemplo, para evitar cargos por falta de uso.

Sobre todo, leer bien el contrato de estos productos y los tarifarios de las entidades, para evitar sorpresas desagradables y costos por pura desinformación.

Últimos articulos

¿Puedo solicitarle al banco que me reduzca la tasa de interés de un préstamo?*

¿Es posible negociar con un banco para que nos reduzca la tasa de interés de un préstamo? La respuesta es sí, siempre que se trate de un crédito a tasa variable. Pero hay algunas condiciones que deben darse para que una solicitud de revisión hacia la baja tenga alguna probabilidad de éxito. En el proceso, es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos:

Leer más

¿Es posible cambiarse de AFP?

¿Sabías que es posible cambiarse de AFP? En República Dominicana conforme a las leyes vigentes, no es posible renunciar a este seguro de vejez, discapacidad y sobrevivencia, pero desde el primer año de la entrada  en vigor de la Ley 87-01, que crea el Sistema Dominicano de Seguridad Social, los afiliados tienen derecho a cambiar de AFP. 

Leer más

¿Quién custodia la información de tus inversiones en el mercado de valores?

Cuando adquieres un certificado de depósito en la banca, tu entidad financiera te da un documento físico que hace la función de título de propiedad. Pero, ¿Sabes cómo funciona en el mercado de valores? En este artículo te explicamos todo.

Leer más

El Covid-19 y su impacto en las tasas de los préstamos a las personas

Desde que se inició el estado de emergencia nacional por Covid-19 las autoridades monetarias han implementado una política expansiva, liberando recursos para asegurar la liquidez de la banca y bajando tasas de referencia. Con esto tratan de estimular la reducción en las tasas de interés para garantizar la fluidez en la colocación del crédito. ¿Es esto lo que, en efecto, ha ocurrido en el mercado financiero dominicano?

Leer más

Diferencia entre bolsa de valores y mercado de valores

Con frecuencia los términos mercado de valores y bolsa de valores son utilizados como sinónimos. Es una usanza extendida incluso entre personas con mucha experiencia en el campo financiero. Sin embargo, de manera técnica, estos términos no hacen referencia a lo mismo. En este artículo te ayudamos a comprender con claridad la diferencia.

Leer más

¿Cuál es el monto mínimo que se puede invertir en el mercado de valores?

Esta es una pregunta obligada cuando exploramos la idea de invertir en el mercado de valores, así sea para conocer cómo funciona. Antes que todo es preciso anotar que hablamos de un espacio de intercambio de valores (bonos, letras, acciones y otros tipos de títulos), de modo que la respuesta dependerá del instrumento en que estés interesado/a, del momento en que quieras hacer la adquisición y, eventualmente, del puesto de bolsa a través del cual quieras gestionarla. En este artículo hablamos sobre el tema.

Leer más

Hablemos de diversificar

Todo inversionista dispone de un portafolio, canasta o cartera de inversión, que no es más que el conjunto de instrumentos de inversión que posee. Si tienes certificados financieros en un banco, bonos del Ministerio de Hacienda y cuotas en un fondo de inversión, esos son los instrumentos que conforman tu portafolio. La diversificación de esa canasta es una de las recomendaciones básicas que te haría un buen asesor financiero. ¿Por qué es tan importante? ¿Cuáles criterios tomar en cuenta para la diversificación? Es lo que procuramos explicar en esta nota.

Leer más

¿Pensando en el mercado inmobiliario para tu primera inversión? Toma esto en cuenta

La idea muy extendida de que la tierra y el block no pierden valor despierta el interés de muchos inversionistas novatos en este mercado. Si estás entre quienes contemplan esta opción pero tienes poca experiencia, será necesario que estudies bien la materia antes de tomar la decisión.

 

Leer más

Cuatro pasos para comprar un bono

¿Cómo puedo comprar un bono? La duda no nos resulta desconocida. De hecho, se trata de una pregunta bastante frecuente: tienes algunos ahorros, quieres comprar bonos del Banco Central o el Ministerio de Hacienda para ir explorando nuevas formas de inversión, pero no tienes idea de cuál es el proceso y, mucho menos de cómo o dónde empezar. Luce complicado para principiantes, pero la buena noticia es que estás en el sitio indicado para despejar la inquietud: esta es una breve guía que explica cómo invertir en títulos del Estado en solo cuatro pasos.

Leer más

Cinco datos que debes conocer sobre tus ahorros en las AFP

En República Dominicana los trabajadores formales estamos afiliados al sistema de seguridad social creado mediante la Ley 87-01. A través de la Tesorería de la Seguridad Social, de manera obligatoria, cada mes cotizamos en tres seguros: el de salud, el de riesgos laborales y el de vejez y discapacidad. El último es al que vamos a referirnos en esta entrega.

Leer más

Gracias por suscribirte!